Emprendedores sociales en los Bancos de Tiempo

Si ya colaboras en la gestión de un Banco de Tiempo: ¡FELICIDADES! eres un emprendedor social.

Hoy en día el concepto de emprendedor social está en auge y, aunque en la mayoría de los casos se usa el termino para referirse a emprendedores con un proyecto empresarial destinado a producir mejoras sociales, no es absolutamente necesario que exista un proyecto empresarial para ser un emprendedor social.

Un emprendedor social es una persona que detecta un problema social y que decide hacer algo al respecto a través de un proyecto. El emprendedor tiene siempre como finalidad el éxito del proyecto en el que cree y pondrá todas sus habilidades y empeño para conseguirlo.

En nuestro caso el problema social al que nos enfrentamos es a la insuficiente fraternidad entre ciudadanos, problema generado por múltiples factores en los que ahora no entraremos. Para solucionar este problema un proyecto nos parece la mejor opción: un Banco de Tiempo

Trabajando para el buen funcionamiento de un Banco de Tiempo creamos tejido social, fomentamos relaciones de igualdad entre vecinos y cambiamos mentalidades hacia una economía basada en las personas.

Para llevar a buen término este proyecto no necesitamos una empresa, necesitamos convencer de los beneficios sociales que producen los Bancos de Tiempo para conseguir la cesión de espacios algunas horas a la semana y algo de material (un ordenador con Internet, material de oficina y poco más) pero sobretodo necesitamos personas (emprendedoras) que crean en el potencial de los Bancos de Tiempo como herramienta para mejorar nuestro mundo.

Si tu también quieres colaborar en un Banco de Tiempo, busca tu Banco de Tiempo más cercano y ofrece tu colaboración. Si no tienes ninguno cerca, ¡créalo!, desde la Asociación para el Desarrollo de los Bancos de Tiempo te acompañaremos en el proceso.